El hotel es acogedor y muy limpio. Nuestra habitación imitaba una cabaña con techo de madera.
La ubicacion es privilegiada, entre la montaña y la playa q esta a 2 minutos andando.
Tiene un gran espacio para aparcamiento, un excelente servicio de habitaciones y un bar de copas con cocteles buenisimos.
El desayuno esta incluido en el precio y es fabuloso, ademas de lo habitual, tambien incluye comida tipica de cantabria y hojaldres calientes recien hechos.
Lo mejor de todo el personal. El tuvo la amabilidad y la paciencia de indicarnos que visitar y donde comer, con muy buen criterio. Ella es una dulzura, tan atenta siempre, las ultimas napolitanas de chocolate las llevamos en el corazon.

-


Lugar tranquilo,hotel familiar,muy atentos los propietarios,buena limpieza,a un minuto de la playa, lo malo q para hacer cualquier cosa hay q desplazarse, pero desde luego q para descansar y desconectar de todo es el lugar ideal

tripadvisor -


Pasamos en nuestro periplo por el camino de Santiago. Recomiendo vivamente este hotel como lugar d descanso y estancia para coger fuerzas y seguir el camino. Playa preciosa. El mejor desayuno de todo el Camino, con mucha diferencia. Trato personal, profesional y cordial a la vez. Todo tipo de atenciones para que la estancia se agradable. Siento no haber pasado mas que una noche, pero volveremos para estar unos días. Relación calidad precio excelente.

-


El hotel en si para ser un dos estrelllas esta fenomenal,
el trato tanto con recepcion como con la gobernanta
es familiar y cercano ,habitacion mas que sobrada para dormir
y descansar.
El lugar es tranquilo y el sitio donde esta ubicado fenomenal
al lado de la playa y a pocos kilometros de Santillana del Mar y
San Vicente de la Barquera.
Recomiendo el desayuno ya que es cuantioso y todo muy bueno.

-


Muy buena atención, sencillas pero cómodas habitaciones, muy limpio, cerca de la playa, con vista al mar, ambiente tranquilo, el hotel es cómodo para descansar. Rodeado de verdes montañas y una playa encantadora,

-


Es un hotel muy tranquilo, al lado de una playa pequeña y agradable.
Las habitaciones tiene mobiliario un poco antiguo, pero esta muy limpio. El desayuno es muy abundante y variado. No dan comidas, pero tienen bar de cocktails y copas con un surtido impresionante. Hay un par de restaurantes en la playa, y alguno cercano en la carretera, pero la zona resulta poco animada, para ir a cenar o tomar algo sin coger coche. Muy bien situado entre Comillas y Santillana. Los encargados muy amables, dan información sobre qué ver por la zona. Merece la pena ir al Mirador del Molino en Cobreces.

Consejo sobre las habitaciones: Mejor elegir habitaciones con dos camas, son más cómodas y amplias. Se alojó en septiembre de 2017, viajó con su familia

-


Acabamos de regresar de nuestra estancia en El Refugio, y como en otras ocasiones, se merece un 10, tanto por la atención y el cariño recibido por parte de Mónica y Abraham, y el resto de personal del hotel, como por lo que se disfruta de unas cómodas instalaciones, y sobre todo de la limpieza que predomina por donde pases, merecería más estrellas de las que tiene, espero que se animen a acudir a este precioso enclave de Cantabria, con una playa magnifica (y si el tiempo se tuerce hay cantidad de actividades y lugares cercanos para disfrutar de la jornada) y para los amantes de la buena mesa poco que comentar, es el Norte, y en todos los sitios se come fenomenal. 

Cliente Vip - Doble Superior